¿No tienes tiempo para cocinar?

¿Te faltó tiempo y has decidido dejar de hacer la cena y en su lugar buscar el teléfono para pedir comida?. O tal vez tuviste que apresurarte por la mañana y en lugar de prepararte un desayuno saludable, pasaste a la cafetería cerca de tu oficina y ordenaste un café y un pastelito.

A todos nos ha pasado, planeamos preparar una comida llena de ingredientes saludables y nutritivos, ¡pero algo surge! La clave para evitar esto es la PLANEACIÓN. 

 

La preparación y planeación de las comidas es una forma sencilla de asegurarnos una mejor alimentación. Cameron Linville, entrenadora de salud de nutrición integrativa y fundadora de Freckled Foodie, nos dice: “Cuando los clientes me preguntan cuál es la mejor manera de vivir un estilo de vida más saludable, siempre sugiero volver a la cocina y cocinar sus propias comidas. Desafortunadamente, con los horarios increíblemente ocupados de todos, eso no siempre es posible. La mayoría de nosotros salimos corriendo por la puerta por la mañana, tomando el almuerzo en la oficina, y luego estamos demasiado cansados ​​para cocinar algo cuando llegamos a casa. Por eso creo que la preparación de comidas es la herramienta más importante que puede dominar para prepararse para una semana saludable por delante. Una vez que tengas las comidas cocinadas y listas, todo lo que queda por hacer es la parte divertida: ¡comer!

¿No sabes por dónde empezar? Si estás abrumado por esta tarea definitivamente no estás solo. ¡Empieza pequeño! Intenta preparar solo desayunos o almuerzos o incluso simplemente cortar todas las verduras para acortar el tiempo de preparación de la cena.

 

Para aquellos de ustedes que buscan incursionar en la preparación de comidas, aquí hay algunos pasos simples para comenzar.

 

  • Escoje uno o dos platillos de tuayuno u otro que ya conozcas. El primer paso para una preparación exitosa de una comida es planificar lo que vas a comer. Esto no tiene que ser una tarea difícil; puede tomar menos de una hora hacer un menú de tus comidas para la semana siguiente.

  • Elige un día dedicado a la preparación. Por ejemplo, sábado o domingo en la tarde. Hazlo social si puedes, será mucho más divertido.

  • Prepararación  ¡es hora de cocinar! Cocina todo lo que has planeado y diviértete. Experimenta en  la cocina y modifica ligeramente tus platillos.

  • Sepáralo en porciones. Deja algunas en el refrigerador y algunas en el congelador. En unas semanas que vuelvas a disfrutar el platillo te encantará y hasta podrás sorprender a alguna visita que se preguntará cómo puedes cocinar tan rápido y tan sabroso. : )

 

Compartir esta publicación

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>