El Problema de los Snacks

Tradicionalmente los expertos en salud nos han recomendado comer cada tres horas con el fin de aumentar el metabolismo; esta ha sido la sugerencia por excelencia para la pérdida de peso, pero ¿realmente funciona?

 

Cada vez que comemos ingerimos mayor cantidad de energía que la que podemos gastar de forma inmediata. Parte del restante de energía es almacenada para ser utilizada más tarde. La insulina es la encargada de este proceso de movilización y almacenamiento.

 

Cada vez que comemos la insulina aumenta, esto ayuda a almacenar el excedente de energía de dos formas diferentes. Una vez que esta energía ingresa a la célula, hace que las moléculas de  azúcar (es la forma de energía) puedan unirse formando glucógeno, que después se van almacenando en el hígado. Sin embargo, el espacio de almacenamiento es limitado, y una vez que se llena, el hígado empieza a convertir el exceso de glucosa en grasa. 

 

Parte de la grasa recién creada se almacena en el hígado, pero la mayoría se traslada a otros depósitos de grasa del cuerpo. Aunque esto es un proceso más complejo, la cantidad de grasa que se puede crear no tiene límite.

 

Cuando ayunamos el proceso funciona a la inversa. Como el cuerpo no recibe alimentos, el nivel de insulina desciende, dando señal al cuerpo para que empiece a quemar la energía almacenada. La glucosa sanguínea desciende y el cuerpo tiene que extraer glucosa del depósito, para así poder quemarla y así obtener energía.

 

El glucógeno es la fuente de energía de más fácil acceso. Se degrada a moléculas de glucosa para proporcionar energía a otras células. Así que el cuerpo solo puede estar en dos estados: en estado absorción (insulina alta) y en ayuno (insulina baja). O estamos almacenando energía o la estamos quemando.

 

Si empezamos a comer desde que nos levantamos realizando múltiples comidas y snacks, y no paramos hasta que nos vamos a dormir, pasamos la mayor parte del tiempo en el estado de absorción. Con el tiempo, engordaremos. No hemos dejado nada de tiempo para que el cuerpo queme la energía que proviene de los alimentos que consumimos. Para restablecer el equilibrio o adelgazar, solo necesitamos aumentar el intervalo en el que quemamos esta energía.

 

Esto es el ayuno.

 

Básicamente, ayunar permite al cuerpo usar la energía almacenada. A fin de cuentas, para eso está. Lo que hay que entender es que no tiene nada de malo: así es como está diseñado el cuerpo.

 

Entonces, regresando a la primera pregunta ¿comer cada tres horas realmente funciona para aumentar el metabolismo y como herramienta para la pérdida de peso?

No.

 

 

Compartir esta publicación
1 Comment
  1. Deseo saber como funciona el sistema ya he hecho dietas y no logro bajar el peso deseado.
    Tuve cancer de tiroides y me quitaron de forma completa y el tema del peso es mi problema.
    No cuento con mucho dinero para sacar por mes pero si deseo bajar de peso.
    Por favor dar un ejemplo de lo que es y si me servira. porque elesfuerzo economico seramucho

    Reply

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>